viernes, 2 de mayo de 2008

GRAFFITIS DE PASQUINUS Y MARFORIUS

Pasquín.- Escrito anónimo que se fija en un sitio público con expresiones satíricas contra un partícular o el Gobierno.

En la plaza de Pasquino, muy cerca de la Plaza Navona, nos encontramos con Pasquinus -de donde deriva el término pasquín-, una de las seis estatuas parlantes más conocidas de Roma, junto con Madama Lucrezia, el abate Luigi, Il Facchino, Marforio y l´Omm de Preja (en los pórticos de Vittorio Emanuelle. en Milán)


Son estatuas que han hablado con la voz contundente del pueblo desde el siglo XVI, cuando en la Roma Papal estaba prohibida la libertad de expresión, donde la gente de a pie tenía por sana costumbre colocar hojas con libelos o escritos que satirizaban o ponían en evidencia con gran sentido del humor la corrupción o la arrogancia de algunos políticos o Papas. A pesar de la ira de las autoridades romanas estos escritos formaron parte de la cultura popular y esta tradición del pasquín ha llegado hasta nuestros días, por lo que también nosotros podremos participar en este sano ejercicio de escritura y crítica públicas a través de la boca de Pasquino.

Lo que queda de esta esta estatua en mármol, un torso de una figura masculina, fue trasladado desde una oscura callejuela llena de fango a su actual situación en 1501.

Hay diferentes versiones sobre el personaje aquí representado. Lo más seguro es que se trata de un fragmento de un conjunto helenístico, del siglo III a.C., que representaba el episodio de la Iliada, en el que Menelao sostiene el cuerpo de Patroclo muribundo. Otros hablan de Áyax y Aquiles o Hércules y los Centauros.

Entre los pasquines más famosos se cita el libelo contra el Papa Urbano VIII, de la familia Barberini, cuando permitió la expoliación del bronce del Pantheón para realizar el baldaquino de la Basílica de San Pedro, en 1633, que recogía las palabras del médico papal Mancini:

“quod non fecerunt barbari, fecerunt Barberini”

También, el que alguíen se atrevió a colocar, sorteando la represión fascista, contra los preparativos de la Roma de Mussolini para recibir a Hitler:

"Povera Roma mia de travertino!

T'hanno vestita tutta de cartone

pè fatte rimirà da 'n'imbianchino..

¿Por qué Pasquino?

Lo más seguro que su nombre viene de una hostería o peluquería próxima propiedad de un tal Pasquino. Hay leyendas que lo vinculan, por su parecido, con un antiguo maestro de gramática latina, o con supuesto famoso gladiador del Coliseo, llamado Pasquinus e incluso con el personaje que aparece en el Decamerón en la novela séptima de la Cuarta Jornada:

Simona ama a Pasquino; están juntos en un huerto; Pasquino se frota los dientes con una hoja de salvia y se muere; Simona es apresada, la cual, queriendo mostrar al juez cómo murió Pasquino, frotándose con una de aquellas hojas los dientes, muere del mismo modo.

La salvia representaría el veneno que conlleva el poder político, aparentemente bueno, del Papado.

Otras estatuas empezaron a hablar con este mismo tono satírico:

Marforio, actualmente en el Palazzo Nuovo, en un ala del Museo Capitolino, solía mantener largos diálogos con Pasquino desde la Via del Campidoglio.


El tal Marforio, es una estatua de mármol romana del siglo I, alegoría del río Tiber o del dios Neptuno, cuyo nombre proviene del Foro de Marte, lugar donde se encontró.

Otro estatura parlante de renombre es la escultura del sileno yacente, junto a la iglesia de San Atanasio dei Greci. llamada el “Babbuino” por su aspecto de simio, que formó parte en su momento de la fuente que encargara el Papa Pío V en 1571


Y la del abbate Luigi- una escultura de un magistrado de época tardorromana- destacamos la inscripción que nos habla de su locuacidad

FUI DELL’ANTICA ROMA UN CITTADINO

ORA ABATE LUIGI OGNUN MI CHIAMA

CONQUISTAI CON MARFORIO E CON PASQUINO

NELLE SATIRE URBANE ETERNA FAMA

EBBI OFFESE, DISGRAZIE E SEPOLTURA

MA QUI VITA NOVELLA E ALFIN SICURA

Finalmente, nuestra Madama Lucrezia se corresponde a un enorme busto de época romana que podría representar a la diosa Isis.